icono-distribución-pronutrition

Distribuidores: 943 497 699

Carrito de compras

Carrito de compras

Los 4 mayores mitos y verdades sobre la proteína en polvo

Proteína en polvo.

La proteína es un nutriente esencial para el cuerpo humano, crucial para la construcción de músculos, la reparación de tejidos y el funcionamiento general del organismo. Sin embargo, hay una gran cantidad de mitos y conceptos erróneos en torno a su consumo. En este artículo, desmentiremos algunos de los mitos más comunes.

Mito 1: «Consumir mucha proteína daña los riñones»

Realidad: Este mito proviene de la creencia de que una dieta alta en proteínas aumenta la carga de trabajo de los riñones, lo que podría llevar a un daño renal. Sin embargo, estudios científicos han demostrado que en personas sanas, una ingesta alta de proteínas no causa daño renal. Los problemas pueden surgir en personas con enfermedades renales preexistentes, pero para la mayoría de las personas, consumir más proteínas no representa un riesgo significativo para los riñones.

Mito 2: «Sólo los deportistas necesitan proteínas adicionales»

Realidad: Si bien es cierto que los atletas y las personas que realizan entrenamientos intensivos necesitan más proteínas para reparar y construir músculos, todos los seres humanos necesitan una cantidad adecuada de proteínas para mantener sus funciones corporales. Las proteínas son esenciales para la producción de enzimas, hormonas y otros compuestos vitales. Incluso las personas que llevan una vida sedentaria requieren una ingesta adecuada de proteínas para mantener su salud.

Mito 3: «La proteína en polvo es artificial y poco saludable»

Realidad: No todas las proteínas en polvo son iguales. Muchas proteínas en polvo de alta calidad están hechas de fuentes naturales y no contienen aditivos perjudiciales. Es importante leer las etiquetas y elegir productos que tengan ingredientes simples y mínimos. Las proteínas en polvo pueden ser una forma conveniente y saludable de complementar la dieta, especialmente para aquellos con necesidades proteicas aumentadas o con dificultades para obtener suficiente proteína a través de los alimentos enteros.

Mito 4: «Más proteína siempre es mejor»

Realidad: El cuerpo solo puede utilizar una cierta cantidad de proteína en un momento dado. Consumir cantidades excesivas de proteína no ofrece beneficios adicionales para la mayoría de las personas y puede llevar a un consumo calórico excesivo, que se convierte en grasa corporal. Es importante equilibrar la ingesta de proteínas con otros macronutrientes y mantener una dieta variada y equilibrada.

Bibliografia

Rodríguez, L. V. (2014). Salud y Proteínas. Lulu. com.

Bean, A. (2007). La guía completa de la nutrición del deportista. Editorial Paidotribo.https://1968.com.ve/wp-content/uploads/2015/09/Nutricion-e-Hidratacion-Atletas-Jovenes-Instituto-Gatorade-de-Ciencias-del-Deporte-GSSI.pdf

Hoffman, J. R., & Falvo, M. (2013). Proteínas:¿ Cuál es Mejor?. Revista deficiencia y medicina del deporte3, 118-130.https://g-se.com/proteinas-cual-es-mejor-1204-sa-E57cfb271d5c1f