icono-distribución-pronutrition

Distribuidores: 943 497 699

Carrito de compras

Carrito de compras

Factores que atentan contra la salud física

Sedentarismo

Tenemos claro la importancia del ejercicio, para poder contar con una salud física, por lo que el sedentarismo, se encuentra asociado a muchos problemas, como obesidad o enfermedades cardiovasculares.

Todo esto, porque el cuerpo humano está hecho para ser activo, el corazón debe bombear rápido para mantener su tono muscular, así como los pulmones lo requieren para funcionar de mejor manera.

El ejercicio regular es muy importante, para reducir niveles de colesterol, así que en caso de pasar mucho tiempo sentados en una computadora o al frente del tv, no tendremos una buena salud física.

 

Enfermedades

Bacterias, hongos, virus o gérmenes son causantes de enfermedades que atacan nuestro cuerpo, incluso pueden destruir nuestras células o liberar sustancias dañinas, que atacan el organismo.

Cualquier enfermedad, atenta contra nuestra salud física, así que es clave mantener nuestro cuidado.

 

Lesiones

Una lesión puede aparecer tras algún accidente o simplemente por realizar ejercicio, por lo que debemos mantener la precaución.

Si somos descuidados, podemos ser propensos a sufrir accidentes, que se pueden evitar.

 

Ataque o herida

Un ataque o una herida, que podría ser fácilmente de algún animal o una persona, también incide en nuestra salud física, al causarnos una herida, que debemos curar.

 

No consumir agua

Beber la cantidad suficiente de agua al día, es algo clave para tener una buena salud física, porque contribuye en la formación de la sangre o regula la temperatura corporal.

Podemos llegar a sufrir varias enfermedades, por el simple hecho de no ingerir agua. Lo recomendado son siete vasos al día. Comenzando por un buen vaso de agua en ayuna.

 

Envenenamiento

Un factor que incide en nuestra salud física, puede llegar a ser el envenenamiento, que aparecería por ingerir un material equivocado o vencido.

Siempre debemos estar claros de lo que estamos consumiendo.

 

Falta de descanso

La falta de descanso, tiene mucha relación con enfermedades como el estrés, la depresión, así como la baja productividad.

Incluso, dormir poco es un factor de riesgo para el cáncer o enfermedades cardíacas.

 

No exponerse al sol

Todo en exceso es malo.

Sabemos que la luz solar puede ocasionar peligros en la piel, como la insolación, quemaduras o cáncer de piel, pero en una justa medida, nos otorga beneficios, ya que ayuda a generar vitamina D.

En caso de no recibir la luz del sol, se puede favorecer enfermedades como la osteoporosis o el raquitismo.

No ir al médico

Tenemos que acudir regularmente al médico, para desarrollarnos todos los exámenes y chequeos de rutina.

No tenemos que esperar estar enfermos, para acudir al doctor, tenemos que tomarlo como un hábito, es algo normal, parte de la vida.

Hay personas que no acuden al médico por miedo a que le diagnostiquen una enfermedad, cuando lo mejor es que se pueda detectar a tiempo algún mal, porque eso puede ayudar definitivamente a que la persona pueda curarse.

 

No tener fe

Aunque no lo creas, la falta de fe y esperanza está relacionada a varias enfermedades, como la depresión.

Ojo!

No tiene que ser una fe en Dios, hablamos de cualquier tipo de creencia, que nos ayude a salir adelante ante cualquier situación de la vida.

Lo mental, espiritual y físico está muy relacionado.

No podemos contar con una buena salud física si tenemos un mal momento emocional y viceversa.

 

Cómo podemos mantener una salud física?

Ahora te daremos unas recomendaciones, que podemos seguir para cuidar nuestra salud física en el día a día.

No hablamos de nada complicado, es muy fácil poder llevar un estilo de vida saludable, solo necesitamos un poco de esfuerzo y constancia:

  • Descansar: Durante el día desarrollamos una gran cantidad de actividades, en las que gastamos energía, ya sea en el trabajo, con la familia o desarrollando ejercicio, por lo que es muy importante que tengamos el reposo necesario, sin interrupciones, para poder recuperar las energía perdidas. Es clave el buen descanso.
  • Alimentación balanceada: Siempre cuidar nuestra alimentación es clave para poder tener una salud física. Tenemos que comer de forma balanceada, para mantenernos en nuestro peso ideal, todos debemos proporcionarle a nuestro organismo los alimentos y vitaminas que necesitamos. Siempre podemos saber cuáles alimentos necesitamos para funcionar correctamente, pero en el mercado encontramos comidas grasas, saladas o llenas de azúcar, que pueden ser muy llamativas, pero que nos generarían muchos problemas.
  • Realizar ejercicio: Como ya lo aclaramos en el post. El sedentarismo es malo. Debemos desarrollar ejercicios para quemar calorías y ejercitar nuestros músculos, con lo que podremos tenerlos cada vez más grandes y fuertes. Con actividades físicas, también podemos fortalecer el espíritu, y enriquecer nuestras relaciones sociales, aumentando nuestro bienestar. ¿Cuáles pueden ser las claves? La constancia y elegir una disciplina que nos guste. ¡Sí se puede!
  • Cuidar la higiene personal: Eso nos ayudará a evitar enfermedades que puedan ser contagiadas por microbios o falta de higiene, con lo que podremos colaborar con nuestra salud física.
  • Mantener una armonía emocional: Ya lo tenemos claro. La salud emocional, puede incidir en gran forma en la física, por lo que se recomienda mantenernos alejados de los problemas. Sabemos que en medio del día a día, es algo complicado, pero intentemos tener controlado nuestro entorno, no se puede caer en la ansiedad ni el estrés, nos hace daño.
  • Ejercicios de relajación: Aunque no lo creas, los ejercicios de relajación, como la meditación o el yoga, nos podrán ayudar a mantener una buena salud física, porque nos alejará de las enfermedades, además que nos mantendrán en un estado de tranquilidad.